“En una época de mi vida de mucho sufrimiento, miedo, confusión e incertidumbre ante la toma de decisiones, opté por pedir ayuda y así llegué hasta Rosa Gutiérrez. Con ella realicé un proceso de terapia que fue largo, a veces doloroso, pero también muy gratificante.

Dutante aquel periodo, ese espacio terapéutico fue como “un refugio”, “un remanso de paz” en medio de la tormenta, donde me sentí escuchada, comprendida; pero sobre todo muy esclarecedor. También allí pude “cargar las pilas” para continuar luchando y mitigar el vértigo que sentía, ante las decisiones que tenía que tomar y otras que tuve que afrontar más tarde.

Por ese “BUEN HACER”, estoy enormemente agradecida y siempre que se me presenta la ocasión, lo recomiendo: en situaciones conflictivas, que generen sufrimiento, consfusión, tristeza… es bueno pedir ayuda y ponerse en manoes de buenos profesionales.”

Adriana

quince + 16 =

Suscríbete al Blog